MARU COSTA

 

El dibujo es ella.  Ella es, en el dibujo.  Dibujando.  Presente desde chica, es su respiro diario.  Disfruta ante la hoja en blanco.   La influencia que acepta es la de la vida cotidiana.    Escenas de la vida diaria.  Que tienen en la desnudez, la representación de una libertad, deseada, oculta o añorada.   Ser lo que quieras.

Hoy está dedicada al dibujo, sin descartar volver a la tela en algún momento.
Mucho por relatar, en lo cotidiano sobre libertades y ataduras.
Sus escenas tienen componentes de las dos.
Depende de la mirada del espectador.
Ahí están...